Home » Mercado » Los juegos de mesa como terapia de las personas mayores
i-free-printable-retirement-cards-for-teachers

Los juegos de mesa como terapia de las personas mayores

Según el estudio Ludiman, los juegos de mesa son un instrumento de mejora y prevención de los efectos negativos del envejecimiento. Así, según David Curto, jefe de la Dirección Asistencial de Sanitas Mayores, “son un recurso que se puede usar para promocionar el ocio en la tercera edad y mantener las capacidades cognitivas y físicas de los mayores, por lo que, además de los beneficios sociales y emocionales, ralentizan el proceso de deterioro cognitivo”.

Además, el doctor Curto recuerda que el juego contribuye a mejorar aspectos concretos de la salud en función de la tipología de juego a la que se enfrente la persona.

Mejora la movilidad y agilidad: todos aquellos juegos que requieren coordinar los movimientos del cuerpo, movilizar de forma pausada las articulaciones o realizar estiramientos, contribuyen de forma muy positiva a mantener las habilidades sensoriales y motoras, lo que potencia el conocimiento de uno mismo y del mundo.

Estimula la percepción sensorial: cualquier tipo de actividad lúdica incrementa la atención y mejora la percepción y estimulación de los sentidos.

Ejercita las habilidades cognitivas: los juegos de preguntas y respuestas y aquellos que requieren atención y concentración ayudan a mejorar la memoria. Los juegos de palabras o cálculo ayudan a practicar algunos hábitos necesarios para el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana. Además, el aprendizaje y memorización de las reglas de cualquier juego contribuye también al mantenimiento de las habilidades cognitivas. El juego en compañía, sea cual sea su temática u objetivo, es siempre una oportunidad para la mejora y uso del lenguaje.

Potencia el contacto social y la comunicación: el juego compartido fomenta las relaciones sociales y la comunicación al tiempo que estimula la satisfacción emocional y la seguridad. Además, jugar en contacto con otros permite hacer una valoración ajustada de uno mismo y de los demás, ampliando el conocimiento del entorno. Los juegos cooperativos son especialmente adecuados para promover los mensajes positivos y reforzadores dentro del grupo.

Ofrece nuevos entornos para el aprendizaje: los ambientes estimulantes generados por la actividad lúdica facilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Lucia Calviño, terapeuta del centro Sanitas Residencial Mirasierra, incide en que “jugar ha de ser siempre una elección libre y cada individuo tiene sus preferencias”. Cada juego tiene unas consecuencias positivas sobre la persona. “Al hacer un puzle se trabaja más la capacidad de viso-construcción, mientras que en el bingo se trabajan más la memoria numérica, pero ambos sirven para trabajar la atención y la motricidad fina”, afirma la terapeuta Lucía Calviño. La especialista afirma que lo importante es que los juegos estén adaptados a cada persona para que puedan disfrutarlos y puedan participar con la mayor autonomía posible.

Fuente: Europapress

para compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Compruebe también

domino

Jugar al dominó puede desarrollar habilidades matemáticas

Los juegos de mesa ayudan a las personas a aprender a usar algunas herramientas cognitivas …