La CAIJ ratifica su posición sobre la fecha oficial del Día del Niño

El tercer domingo de agosto se celebra el Día del Niño y por lo tanto, la Comisión Ejecutiva “Día del Niño” y la Cámara Argentina de la Industria del Juguete instan a los legisladores a evaluar las implicancias que tendría cambiar la fecha al Día del Padre al mes de agosto .
La Cámara Argentina de la Industria del Juguete, fundadora del Día del Niño en 1959, considera que el proyecto de ley del Senador Cobos que establece el “24 de agosto de cada año como ‘Día del Padre’” que fuera aprobado y girado a Diputados, implicaría la destrucción de millones de puestos de trabajo tanto en la industria como en el comercio, generando el cierre de fábricas, importadores, distribuidores, comercios mayoristas y minoristas no sólo asociados a la venta de juguetes sino además de calzado, vestimenta, electrodomésticos, turismo, entre otros.
El Día del Niño no puede ser cambiado ya que ha demandado casi 60 años en ser instaladas en el inconsciente colectivo. De aprobarse el cambio de fecha del día del padre al mes de agosto, esto alteraría el orden de las ventas asociadas a estas fechas, dado que todas tienen una correlación que permite a todos los sectores (industria, comercio, turismo, colegios) poder desarrollar sus actividades a lo largo del año de manera equilibrada. Asimismo, se verían afectadas las conmemoraciones en el calendario escolar, los materiales educativos, las campañas publicitarias, los destinos turísticos y en definitiva, los usos, costumbres y tradiciones que están arraigadas en la sociedad y deben ser respetadas.
Las implicancias de modificar una fecha en el calendario son aún más graves dado el delicado contexto económico que si bien muestra signos de recuperación, aún se hace necesario recuperar el poder adquisitivo de la gente como para que dos fechas tan relevantes en el calendario comercial puedan “competir”.
En ese sentido, instamos a la Honorable Cámara de Diputados asigne los tiempos y recursos para dar tratamiento a proyectos de ley que sean dirigidos a fortalecer el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, comercios y que generen empleo en vez de destruirlo como el proyecto del Senador Cobos. “El legislador, en lugar de afectar al trabajo nacional debería ocupar su tiempo en pensar como generar mayor empleo.” Destacó el Dr. Furió.
Cabe destacar que la CAIJ colabora desde 1945 para esta fecha con muchísimas organizaciones civiles en el festejo del Día del Niño en hospitales, merenderos y centro comunitarios, para llenar de sonrisas el lugar, regalando decenas de miles de juguetes y palabras de cariño. “Por lo tanto esta tradición no puede romperse por el capricho de un legislador”, manifestó el Dr. Furió.

para compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn