Home » Mercado » Furor por las gomitas multicolor: se venden tanto como la Barbie

Furor por las gomitas multicolor: se venden tanto como la Barbie

Libertad-Josefina-Victoria-Emilia-Catalina_CLAIMA20140811_0029_27En la Web hay cientos de video-tutoriales que explican qué hacer Las nenas la usan para crear desde pulseras hasta vestidos. Aseguran que no son tóxicas.

Es furor en Estados Unidos, en España y en otras partes del mundo. La moda de las “pulseritas de goma” no tardó en convertirse también en un boom en Argentina. Parece que su éxito tiene que ver con los atractivos colores de las bandas elásticas, con la facilidad para trenzarlas y también en la difusión en Internet, donde abundan los video-tutoriales que explican cómo combinarlas para obtener pulseras, collares, vinchas y otras singulares creaciones, incluso carteras y vestidos. La cuestión es que las loom bands (telares plásticos, en inglés) atraparon a nenas y preadolescentes y es un producto lúdico integrador que también supo captar la atención de los varones. Un pasatiempo que arrasa en los recreos de la escuela.

El éxito del producto – made in China– es tal que ya se vende más que la Barbie y las consolas de juegos. En Amazon, por ejemplo, ocupa los primeros puestos de los ránkings de los juguetes más vendidos. En 2013 encabezó junto con la casa de Barbie y los Legos en EE.UU., y este año también destronó a la consola Wii.

Por estas tierras, la oferta no para de crecer: se venden online, en jugueterías, kioscos de diarios y puestos ambulantes. Y es muy probable que este Día del Niño sea uno de los más vendidos. Se pueden conseguir desde bolsas de entre 100 y 300 banditas a $ 20 hasta kits con “telares” e instrucciones por $ 400.

Los adultos no salen del asombro: en tiempos donde los chicos se acostumbraron a los dispositivos electrónicos, un juego más bien artesanal volvió a acaparar su atención. ¿Cómo nació? Cuentan que en 2011 Cheong Choon Ng, un ingeniero malayo que vive en Michigan, vio cómo sus hijas armaban pulseras con gomitas elásticas, y cuando él lo intentó sus manos resultaron muy grandes, por lo que armó un pequeño “telar” de plástico donde pudiera sostenerlas mientras les daba forma. De inmediato el negocio se convirtió en un éxito: su empresa Rainbow Loom, la mayor importadora del producto, sólo el año pasado tuvo ganancias por US$ 44 millones.

Pero hay otra historia en torno a estas pulseritas de goma, que circula en las redes sociales y que alerta sobre posibles riesgos para la salud. Dicen que estas gomitas contienen ftalato, un compuesto utilizado en la industria del plástico que, si los chicos se llevan el juguete a la boca, podría causarles alguna intoxicación. Ante una consulta de Clarín, desde la Cámara Argentina de la Industria del Juguete recomendaron comprar juguetes certificados. “Todos los que se comercializan en el país, nacionales o importados, deben certificar el cumplimiento de las normas de seguridad vigentes, entre ellas la resolución 583 que dictó el Ministerio de Salud en 2008 y que establece que todos los juguetes deben de estar libres de ftalato”, informó su titular, Matías Furió. Y señaló que en el laboratorio de la Cámara se “analizaron algunas muestras y hasta el momento todas arrojaron resultado negativo”. Para más seguridad hay que buscar en el producto el logo con la “S” que certifica el cumplimiento de las normas.

Fuente: Diario Clarín

para compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Compruebe también

Screen Shot 2019-03-12 at 4.07.02 PM

Material de Difusión de la Semana del Juguete

Tenemos el agrado de compartir el material de difusión de la #SemanaDelJuguete Pueden descargarlo desde …