El UNO en Argentina de la mano de Ruibal

El clásico juego UNO nace en 1971 gracias a Merle Robbins, propietario de una peluquería masculina en Reading, Ohio. Con $8.000 dólares para la producción, el primer mazo de cartas fue diseñado en su mesa familiar. Luego de venderlo en la barbería por años, en 1980 la empresa International “Games” compra sus derechos, haciendo de un pequeño proyecto familiar uno de los juegos de cartas más populares de todos los tiempos.

Este juego de cartas mundialmente reconocido, si bien tiene un gran componente de azar, su desarrollo requiere de una atención muy activa. El objetivo es deshacerse de las cartas de la mano diciendo la palabra “uno” cuando queda una sola carta en la mano.

El juego está compuesto por un mazo de 108 cartas y desde 1992 está a cargo de la empresa Mattel, y hace un tiempo llegó a la Argentina de la mano de Ruibal, que es la única empresa nacional que lo produce oficialmente.

para compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn